CÓMO SUPERAR EL INSOMNIO Y DORMIR COMO UN BEBÉ


¿POR QUÉ SE PRODUCE EL INSOMNIO?


Cuando somos pequeños dormimos completamente relajados. Si tenemos hambre o frío, nos despertamos y nos quejamos para llamar la atención de nuestros padres, que nos dan de comer o nos cambian el pañal.


Y una vez solucionado el problema, volvemos a dormir sin preocuparnos por nada más.

Cuando se van a dormir, los niños no piensan en la hora en la que les van a despertar, si mañana su madre les dará de mamar o si podrán jugar.

El día ha terminado y se dejan llevar completamente al sueño. Los problemas de mañana serán resueltos mañana.

El engaño del estrés


Cuando somos adultos nos cargamos de actividades y preocupaciones que nos llevan a vivir en el futuro. En lugar de disfrutar del presente vivimos en el futuro dándole vueltas a cómo solucionar problemas que, por más que los pensemos, no podemos arreglar.

Esto nos lleva a disfrutar menos de charlar con amigos, ver una película, leer un libro, dar un paseo... E incluso dormir, porque nuestra mente no para de dar vueltas a:
  • ¿Qué pasará en la reunión de mañana?
  • ¿Y si me quedo sin respuestas en el examen?
  • ¿Se habrá tomado mal mi comentario y mañana tendremos una discusión?
  • ¿Y si eso sale mal?
Y lo he llamado el engaño del estrés porque nuestra mente ha asumido que:

Hasta que no encuentre una solución a este problema,
no podré dormir bien.

¡Y EN REALIDAD SUCEDE LO CONTRARIO! Porque:

Si no duermo y descanso bien,
tendré menos recursos para resolver el problema
.

Hay muchos problemas que no te quitan el sueño

Algunos tienen fácil solución:
  • ¿Y si mañana se te rompe el cinturón?
  • ¿Y si mañana te tuerces el tobillo?
  • ¿Y si mañana no encuentras café para desayunar?
Y otros no sabes qué harías para solucionarlos:
  • ¿Y si mañana me cambian de puesto en el trabajo?
  • ¿Y si mañana no hay electricidad?
  • ¿Y si mañana me confunden con un delincuente?
 Y ninguno de ellos te quita el sueño porque, conozcas lo solución o no, sean probables o improbables, sabes que si ocurren ya los solucionarás de alguna manera.

¿Tiene sentido perder el sueño por algo que no ha sucedido?

La mayoría de problemas que nos quitan el sueño son complicaciones muy improbables de problemas para los que sí tenemos solución.


Por ejemplo, llevo muy bien preparada la reunión de trabajo de mañana, pero... ¿Y sí me preguntan algo que no sé responder?
¿De verdad crees que no tienes recursos para cubrir preguntas inesperadas? Y si no los tienes, ¡prepara una respuesta que te sirva para ellas!
 ¿Y no son la mayoría de problemas que te quitan el sueño del mismo tipo? ¿No son la mayoría casos improbables con los que te atormentas? Y aún en el caso de que eso suceda, ¿no serás capaz de encontrar alguna solución?

Y además, en los casos más duros, que no tengan solución, ¿no tendrás que acabar por aceptarlo y seguir adelante? ¿En qué te ayuda buscar una y otra vez una solución a problemas que no dependen de ti?

¿Y CÓMO NARICES APLICO TODO ESTO PARA PODER DORMIR BIEN?

La clave está en la atención



Los bebés duermen como bebés porque su atención no está puesta en el futuro ni en lo que puede pasar, están completamente centrados en el presente:

Siento cansancio, me duermo y lo disfruto.

 Y para evitar que pienses en el futuro tenemos que distraer a tu mente de los problemas, apagar el modo solucionar problemas y activar el modo descanso.

RECOMENDACIONES PARA DORMIR COMO UN BEBÉ

1. Usa la cama sólo para dormir. Si te gusta leer o ver la televisión antes de dormir, hazlo en el salón o sentado en una silla. Usando la cama sólo para dormir (o estar con tu pareja) acostumbras a tu mente a relacionar la cama sólo con dormir. Así cuando te eches en la cama, tu cerebro sabrá que es el momento de dormir y nada más (no de ver la televisión, de leer, de mirar el móvil, etc.).

2. Evita actividades que te exciten unas horas antes de dormir: discusiones o conversaciones difíciles, trabajar o estudiar hasta justo antes de echarte en la cama, practicar deporte, el tipo de películas o series que ves, etc.

3. Cierra los ojos y recuérdate que el día ha terminado: Ha llegado el momento de descansar y todos los problemas de mañana ya los resolverás en ese momento. Ahora vas a descansar y eso es una manera genial de hacer que mañana tengas más energía y frescura para poder seguir resolviendo lo que te traiga ese nuevo día.

4. Si necesitas ayuda extra, puedes escuchar este audio de hipnosis especialmente creado para conciliar el sueño (IMPORTANTE: ¡Escúchalo con auriculares!):


5. Si ya has escuchado muchas veces este vídeo y quieres probar con otro muy similar, pero con historias diferentes, aquí tienes otra versión igual de efectiva :)


Entradas populares de este blog

CÓMO VENCER LA TIMIDEZ Y VIVIR SIN VERGÜENZA

¿Por qué dejar de fumar y cómo hacerlo?

Cómo superar el estrés, evitar el burnout y vivir feliz